¡Fuí parte del primer Cosquin Rock en Bolivia!

Participé de varios intentos de festivales musicales en Santa Cruz y uno que otro en La Paz, fueron grandes intentos que terminaron siendo lastimosamente un poco decepcionantes. Los problemas eran varios, la organización, la comunicación, las bandas, el sonido, los precios, la falta de público, etc… y esto generó un gran escepticismo respecto a los festivales en Bolivia, incluso en una charla con un grupo de amigos llegamos a la conclusión de que los Festivales de Música en Bolivia no funcionaban…. hasta que llegó el Cosquín Rock y nos calló a todos. ¡Más bien!

Todo parte de la organización y la organización estuvo impecable, nunca vi un festival respetar los horarios como sucedió en el Cosquín, ¡nunca entré a baños móviles tan limpios! (para una mujer realmente un baño limpio y con papel higiénico es muy importante), había una gran cantidad de food tracks con opciones variadas que por un momento hicieron que olvidará el fernet y la cerveza para sumergirme como gordita en sus deliciosas opciones, y el público se portó tan bien, muy respetuoso con las bandas, con el público, con esta fiesta musical y por supuesto lo más importante, un gran nivel de bandas juntas tocando sus mejores temas y dando todo en el escenario para que este nuestro primer Cosquín en Bolivia sea memorable.

¡Ciro y Los Persas la rompieron!

Somos unos haters por naturaleza y ya escuché muchas quejas, que no todas las bandas eran de rock, que muy caro, que no había donde sentarse, que no vino Charly, que se tardaron mucho cuando tocaron los Fabulosos Cadillacs y aunque por ejemplo este último punto fue cierto porque estábamos cansados de tanto show desde temprano, también escuché miles de comentarios positivos y me sorprende, realmente el Cosquin Rock tapó la boca a nuestro hater interno y nos inyectó ganas de más, de querer volver a sentir esa adrenalina, de sentirnos parte de un festival de gran magnitud, de sentirnos parte de esa oleada de gente con sus pintas hermositas que iban de escenario en escenario con ganas de escuchar, saltar, cantar e incluso moshear con De la Tierra, Fito, Ciro y Los Persas, Babasonicos, Skay y los Fakiris, Enanitos Verdes y claro los Cadillacs (solo a este grupo de artistas llegué a ver… )

Y si hay algo de lo que me arrepiento es no haber llegado más temprano (admito que mi pensamiento al principio fue que no comenzaría tan puntual, porque nunca nada es tan puntal en nuestro hermoso país, mea culpa) y tristemente me perdí a grandes bandas nacionales e internacionales que tocaron previamente, pero las 8 horas que baile, salté y grité fueron un shock de adrenalina musical que me hizo pararme un rato en medio del bolleo y sentir que estaba viviendo un hecho histórico para la música en Bolivia, y pensé ¡soy parte del primer Cosquin Rock en Bolivia, el inicio de una nueva etapa de festivales musicales en nuestro país!.

Ahora por supuesto que queremos más, ya sabemos que nos gusta y desde el sábado que no dejo de pensar en el line up del 2018 (como varios que conozco jaja) y es que fue una emoción total, ¡gracias Cosquin Rock Bolivia!

Así se vivió el Cosquin Rock Bolivia.
Fotononon de Alejandro Apodaca

 

(Visited 84 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *